lunes, 12 de septiembre de 2016

La enemistad de siempre

Siempre enemigos, a toda hora
Llenos de camotes
De llanos sin morada
De silencios terribles
Pero de amedrentar exquisito

Enemigos. Todo minuto enemigos
Con rencores a cuestas
Con desconfianza inversa
Con la clave siniestra
Que nos hace olvidar el mundo

Siempre enemigos
Aunque sin temores
Cada vez que nos mezclamos
El uno en el otro:
Enemigos todos, pero llenos de candores.



domingo, 28 de agosto de 2016

Morning light

Te siento como neblina entre mi carne
Fría, húmeda.
Te siento en las mañanas de gotas por la ventana
Líquidas, densas.
Te siento con fuego, con ansias de madrugada
Desde el fondo del silencio surgen los espasmos
Surge el sonido interconectado
Las turgencias, las vanidades pisoteadas
Y no tenemos más que la luz
La sombra, la noche que termina.

lunes, 15 de agosto de 2016

Blue night alone

Acércate un ratito. Ven, júntate pupila con pupila
Seso con seso al son de un solo objetivo;
Toma todo el territorio blanco
Que senderos te llevan a la gloria.



lunes, 1 de agosto de 2016


"Qué gusto ser tan 
distintos: ir al cine juntos,
no encontrar qué ver,
hacer treinta planes, 
fracasar siempre...
y, después de todo, terminar pasándola
tan
bien".

Cogote con retención de líquidos....

lunes, 25 de julio de 2016

Oscuridad

Espero el día para que entres
por la puerta
ciegamente
agarres por la espalda y
me cubras
de aliento
cuerpo
a
cuerpo
rostros mirando al poniente
vasijas que se contienen
y se quebrajan;
miedo;
y cuando huyeses
el presagio maravilloso  de hacerte volver
                                            me enternecería.

jueves, 21 de julio de 2016

Me creo Sasha Grey después del choque.
Bulldog aterido de frío.
Esponja usada y desechada
A tus anchas mientras me expulsas del nido.


miércoles, 20 de julio de 2016

In Dignidad

Soy la que se arrastra, la que busca día tras día un albor de tu pelo. Soy la que te espera, paciente, pero que de noche revienta en tormentas y desmedros. La que te mantiene como una manda a la Virgen de Lo Vásquez, con las rodillas pulverizadas de tanto insistir. Y es como si no me escucharas, como si desde ese trono de dios que te ayudé a formar no hubiese forma de alcanzar un destello, una mirada. La que perdió la dignidad al llenarte de alabanzas para que me vieses, la que grita con desesperación por una palabra que me ayude a seguir. Soy la que se desangra en un río de sesos, de conexiones eléctricas de polos opuestos, la que se desvive pensando la forma de por fin poder encontrarte. Indigna será mi nombre desde aquí en adelante, Indigna por la eternidad y hasta la muerte, Indigna que tu sueltas y olvidas, Indigna que te ruega y se muerde las venas, la Indigna que dejó lo último que le quedaba como mujer: dignidad.