domingo, 10 de abril de 2016

Emma Bovary

La imposibilidad de adquirir anhelos tan lejanos, tan [omni]presentes, tan ajenos me está pasando la cuenta. No tengo refugio a estas alturas, ni menos amor propio. Ya está, se pudrió. Se fue todo a la mierda y ahora mismo tengo la mierda putrefacta en el corazón. Ya no es tan solo la mente la que se descompone, son todas las formas en las que han tratado y he tratado de convencerme de lo contrario. Pero son las palabras, fieles -ene-(a)migas mías, quienes me persiguen retumbantes, idiotizadoras para recordarme que no hay arreglo. No hay camino, no hay posibilidades de cumplir mi expectativa. Si tan solo tuviese una salida, si tan solo pudiese cambiar mi vida por cumplirla...

viernes, 25 de marzo de 2016

Deseos de cosas imposibles

El único deseo para esta vuelta al sol es meterme a un capullo, convertirme en pupa, llenarme de costras y, de pronto, antes de que termine el 26, salir convertida en una mariposa, con alas y presencia hermosa.

miércoles, 17 de febrero de 2016

La muerte del todo

No hay sendero ni figura
solo tu mal sentido de mí
tu pensamiento de quién soy
lo que piensas que tengo
la juventud sin gracia
las piernas sin trabajo
la mente en blanco
la seguridad en trance
la forma genérica de vida
el des aseo profundo de la vista.
No hay más
es la muerte,
la muerte de todo lo pensado
lo vivido
el pensamiento erróneo
de quién soy.

jueves, 11 de febrero de 2016

2016

Me da pena llegar a este año, siento una agonía profunda del alma restante, una angustia de caricias vacías, un martirio de vidrios rotos. Una tortura de reflejo en el espejo, una tristeza remanente, el desastroso recuerdo y las ramas picando mi pecho. Un devenir constante entre mi ideal y el hecho, una huella quemante en cada ojo y el seso palpitante pensando en el futuro. Tengo una ira escondida mezclada con el alcohol que no bebí, una cita desgastada con mi madurez, una patá en la raja que me hizo ver y una ametralladora con las palabras que no diré. Siento una fuga de cuerdas, un receso de voz, unos brazos sin fuerza, un arpa sin candor, una isla desierta de besos, una rotonda de vos.
Siento una pena gigante, sin misericordia que me regale, siento una pena tan grande, una pena con P mayúscula y una guata con rasguños que no se quitan; pre siento un huracán de temores, una cobardía de mierda, una consonante fofa y los pies marchitos por el fallido intento de encontrarme.

miércoles, 16 de diciembre de 2015

10 confesiones sobre....

Cuando estoy sola en mi casa:

1. Suelo tocar harta guitarra y cantar como si no hubiera mañana
2. Como puras estupideces, como intentando olvidar lo sola que me quedo
3. Lloro como si me hubiesen enterrado el puñal en plena guata
4. Me cambio ropa al menos 3 veces en un solo día, porque me siento incómoda
5. Tengo una manía por tener todo MUY ordenado y limpio, más que cuando no estoy sola
6. Duermo en mi cama
7. Duermo con la radio del celular en alta voz
8. Prendo la tele durante el día, aunque no la vea
9. Me ducho con la puerta abierta
10. Cada vez que escucho llaves en el pasillo, pienso que se va a abrir mi puerta.

martes, 8 de diciembre de 2015

Pataleta

Parece que cuando estoy sola, me pongo creativa.
 No sé, la soledad me deja con las manos juguetonas, con las manos desocupadas. Saque sus propias conclusiones.