miércoles, 19 de agosto de 2015

Legado

Ya no puedo más andar, son las lágrimas mis únicas compañeras.
Que este mal me lo tengo que tragar sola, sola y con ellas.
No encuentro la forma de alivianar la carga pesada, la vida sin rumbo
que sé nadie más comprenderá.
La saliva que corre y corre jamás se secará,
la hierba tierna, dulce y hermosa de mis ojos siempre se reirá.
No hay perdón divino, ni hay corazón palpitante,
solo higos secos y pies cansados, agobiados, calcinantes
de mi alma cual pena merodea por sepulcros
así es mi vida, de junco en junco.


martes, 18 de agosto de 2015

¡Por qué siempre!

Siempre lo mismo, la misma mala cuea, la misma necesidad de humillación del entorno. Parece que ando buscando lástima cuando en verdad lo que necesito es todo lo contrario. Es una verdad insondable que cuando un aspecto va bien en la vida, algún otro, necesariamente, tiene que estar en el infierno mismo. Ahora, cómo cresta lidiar con tanta estupidez que solo crece en la cabeza? Se pueden eliminar de raíz las autodestrucciones complejas que se forman vía neuronal y emocional? Es posible que esto cambie? Me he hecho esta pregunta por lo menos hace 10 años intentando sacarle tras vuelta y vuelta alguna pista, alguna señal que me lleve a poder resolverlo, pero al final es el mismo círculo asqueroso del eterno retorno.

martes, 4 de agosto de 2015

Cuando agosto era martes 4

Tengo tantas cosas encerradas en las costillas y no sé cómo sacarlas para que no me provoquen más hipo. Intenté explotando verdades por la boca, vomitando palabras y arrojando garabatos chilenos acorde a la rabia que tengo conmigo misma, pero no resultó nunca. No sé cómo mandar lejos las verdades/mentiras que tengo en el pecho. No sé cómo borrar la imagen mental que tengo de los espejos, de los charcos plomos de tanto smog en Santiago, de las vitrinas del Megasalud en Rancagua, del reflejo de los lentes de sol. Empieza a desgarrarme las entrañas, a revolverme el estómago cada vez que viene la sensación de ahogo. Es que no sé cómo desdoblarme de mí misma, desligarme de esta porción de carne maltrecha. 

jueves, 16 de julio de 2015

Up

Ardo, ardo en una espera febril por ser calmada.
Ardo presa de suspiros con evaporaciones deseadas,
ardo con sentimientos sucios, anhelos incontrolables,
manos que se mueven solas, piernas que se retuercen en llamas.
Ardo pensando en tu pelo mezclado con el mío, ardo en la intimidad de mi ser,
en los pormenores más bajos de lo salvaje, en fuego, ardo.

miércoles, 8 de julio de 2015

Everyday is like Sunday

Desde hace un tiempo siento que todos los días marchitan de igual forma. Y esto no necesariamente es malo, creo que, por el contrario, la vida le enseña a uno el valor de una rutina (-sin caer en "lo rutinario"-) a partir de cosas que deseamos, que nos hacen felices, que nos ponen de buen humor y finalmente influyen mucho en ese desenredo de madejas de lana dentro de nuestras cabezas.
Los domingos se han convertido sin querer en mis días favoritos. Esté lloviendo o no, son el día de volver, de calorcito, de sueños entrañables desatados en el papel. Y últimamente, todos los días han sido domingos para mí.


p.d: me faltó poner los deditos de "peace".

viernes, 26 de junio de 2015

Liberté

Susciter. Veiller tard. Soupir. Je me suis endormi. Rêver. Je pense à toi. "Demain" -à vous de me dire-.

Despertar. Trasnochar. Suspirar. Me quedo dormida.
Sueño. Pienso en ti. "Mañana" - me dices.