domingo, 28 de enero de 2018

40

Esta era tu semana, el momento; está era nuestra semana, nuestro momento.
Algunos me dicen que no importa, que ya pasó, que no me desespere, pero en vano me hablan cuando hago como que los escucho. Me habría gustado escucharte a ti. Esta era tu semana, nuestra semana.


jueves, 25 de enero de 2018

Responso

Entre el mar enorme de sábanas, el mío.


P.d: casi nunca veo el mar, pero siempre me rodea de una forma u otra, como a la Storni.

martes, 23 de enero de 2018

Enero(s)

Ha sido un mes cálido, árido, más bien desértico. La arena se come mis tobillos, pantorrillas rellenas con grasa, me chupa el aliento sacado desde las rodillas. En la cabeza solo una planicie eterna escabulle la tibieza que mi madre intenta mostrarme, pero ella sabe que me hundo en el desierto (re) seco. Hay bocanadas desesperadas del aire tóxico que me persigue, ahogos solapados por una ternura imparable de mi gato, ronrroneo vibrador de pulmones. La vida me obliga a sobreponerme, a pesar del dolor óseo bien tedioso que me agobia, a pesar del apretón numeroso del esternón nervioso, aun cuando ya simplemente no tengo ganas. El corazón una fruta muerta pintada por un niño imitando las naturalezas discordes a la mía, las manos pasas de uva machacadas a pleno sol de mediodía. La corona reseca de tu pecho hiriente, con el pelo vuelto nudos de corbatas y serpientes; los labios meros restos de síes y noes en nota bemol. Me siento sola, ya estoy muerta.



P.d: mi puerta se abre a contratiempo.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Soy

El tipo de persona que los demás pisotean,
El tipo de persona a la que siempre se le piden favores,
Del tipo que siempre cumple los favores,
De característica aprovechable
De esas que lloran por cualquier gesto bruto acaecido durante el día,
La persona que nunca va a decir algo desubicado,
Del tipo que escucha y va guardando,
La aplastable, la masacrable,
Porque aunque me duela, no lo voy a verbalizar,
No engañó a nadie, señores, no soy una santa, a mí no se me prenden velas,
Pero me bombardean con insultos,
Soy de esas escudos humanos que reciben mierda
Y se la comen
De las que se autocompadecen de pura autolástima.
El tipo de persona que nunca dice "no",
La marmota de ese día no esperado,
Soy la voluble, la que cambia con la circunstancia para caer bien,
Del tipo miedoso, faldero, rastrero.
Soy del tipo de persona ahogada, que nunca se salva.



sábado, 12 de agosto de 2017

Eterno/a

Hay un vacío que dejaste sin siquiera haber adquirido consciencia, olas de calor y besos para entregarte sin medida cuantificada, un hoyo donde nadie se había anidado antes, una premura de sensaciones deleitantes.
A tu inocente y débil paso dejaste mis pechos con hambre, mis labios entrecerrados en suspiros que no terminan, dejaste manos sin llanto menguante.
No llegaste a ser alguien, pero para mí lo fuiste todo: llenaste una mente con espacio abundante, pensamientos que se llevarían consigo mi miedo a no ser útil.
Ahora te veo en todos los rostros tristes que me miran desde abajo, en todos los que me abrazan cuando voy al trabajo, en cada pequeña cosa para pequeñas personas te encuentro, en cada momento a solas para mí y para tu sombra.
Eres eso que siempre estará presente, que duele como la fe, que marchita como el otoño, porque eso has sido: hojas secas crepitantes cayendo en mis sueños fríos.
Pudiste haber sido tanto para otros, pero para mí fuiste lo suficiente para nunca despojarme de lo que ahora siento...

miércoles, 7 de junio de 2017

3 semanas de cielo prematuro

No fue idea mía, no estuve loca, no fue un sueño ni fue una emoción pasajera: yo viví tres semanas en el cielo más puro y limpio que esta tierra agusanada puede alcanzar. No sentía nada al principio, todo fue muy natural y desapercibido, lleno de pega y trabajo al principio, sin mayores preguntas, ni menores respuestas, solo felicidad momentánea y sentimientos fuertes uno a uno luchando como dragones antes de cortarse las cabezas. Hubo un huracán en mi vida mientras visitaba ese cielo durante ese período tan corto, tan pausado, tan silencioso. 
La segunda semana llena de dudas, de sospechas, de consuelos nocturnos con la luz a medias, de calma y paciencia jugando contra la irrefrenabilidad del pensamiento, en una batalla campal contra la incertidumbre y la nada en mi ropa. No suena a cielo, pero sí lo estaba, ¡tienes que creerme! 
Por fin la tercera semana se asomó con el sol coronando la cordillera, la luz entrando por mis pupilas e intentando hacer crecer todo a su paso, llenando espinas dorsales, haciendo florecer la vida sin darme cuenta. Creció el pasto, aparecieron aves exóticas que nunca nadie ha reconocido ni nombrado, probé el néctar maravilloso de la madre tierra aprontándome a definiciones y pasos hermosos. Estuve en el cielo y la vida me decía desde el otro extremo "¡Sí, vívela, gózala, llénate de aire!". "Aquí estoy", susurró una vocecita muy pequeña, con calores burbujeantes, con sonrisa coqueta y con amarras sueltas en los pies. "Aquí estoy" como si fuera una despedida del paraíso azulado y pacífico en el que me encontraba. 
Yo estuve en el cielo por tres semanas, créeme, ese cielo lleno de amor y ternura, lleno de manitos que aprietan y de sonidos que alegran. Estuve tres semanas en el cielo, pero con los pies en la tierra. Y agradezco lo que ese cielo me dejó como enseñanza, agradezco lo que me entregó sin pedir nada a cambio, agradezco a Dios la dicha que sentí estando en el paraíso que no tenía siquiera nombre y la alegría cuando habiéndome dado cuenta sentí solo unos cuantos miserables y dichosos días armónicos. Gracias a ti por visitarme, gracias por hacerme entender tantas cosas sin siquiera conocerte, por elegirme de entre muchos/as para hacer este viaje. Siempre SIEMPRE llevaré en mi corazón y en mis recuerdos estas tres semanas en el cielo y nunca olvidaré el color del otoño caminando contigo, ni el sabor del agua cuando íbamos a beberla, ni el dulzor de mi voz cada vez que te nombraba. Me hiciste hermosa, me hiciste nueva, me mantuviste plena. Aquí estaré para cuando quieras visitarme nuevamente, solo prométeme que la próxima será eterna...

p.d: te siento conmigo <3 

jueves, 11 de mayo de 2017

Alguien que se muera por ti

Siempre pensé merecer a alguien que se muriese de amor por mí. Quizás mi problema fue que lo esperé con muchas ansias, que lo idealicé al punto de no pensar en la realidad que estaba ante mis ojos. "Todo el mundo merece un amor que se muera por ti" fue la frase que en algún momento de mi adolescencia marcó y caló tan hondo dentro de mi cabeza que hoy es un hueco que sobrepasa la virtualidad pensante. Creo que la Sofía, mi amiga en aquel tiempo, no se daba cuenta de lo que decía. Lo más probable es que ni siquiera se acuerde que llegó a tercero medio como estudiante nueva a mi liceo con un pololo con el que terminó un par de semanas pasado marzo, rompimiento del cual fuei semi testigo. "No puedo estar con él porque no me merece". ¿Merecemos a otra persona? es la primera pregunta que me hice en ese momento y de la cual todavía no me desligo. Si hubiese alguien que mereciera un rocíocuandocae debe ser la persona más desdichada del mundo, ¿quién querría tener sobre sí un rocío constantemente lluvioso recorriendo la columna? Al final esperé que alguien quisiese morir de amor por mí, que ardiese de deseo cada vez que me mirase a los ojos, que no aguantase las ganas de poseer las inocuidades corporales afectadas por tal rocío. Me quedé esperando. esperando. esperando. Al final mi razón estaba en lo correcto: nadie podría estar tan angustiado para desear y morir de amor por un rocío marchito y lleno de hoyos mojados. No existe ese alguien que se muera por mí, ni existe ese alguien a quien pueda merecer.

p.d: la dueña de este blog no se hace responsable de las apariencias que engañan.